Entrevista a los sevillanos Pinball Wizard

Los sevillanos Pinball Wizard están labrándose una carrera meritoria, basada en equilibrar la vertiente clásica del hard rock con corrientes...

jueves, 22 de octubre de 2020

Crónica de Las Noches de Iruña Rock, 9 y 10 de octubre en el Navarra Arena (Iruña)

A pasos agigantados la cultura está siendo desprestigiada y sumida a un proceso de pérdida generalizada, las medidas adoptadas para frenar la Covid-19 están poniendo en peligro la supervivencia de todo tipo de puestos de empleo relacionados con la música, montadores de escenarios, técnicos de sonido, road managers, músicos, promotores, salas de conciertos; y lo más importante una alta posibilidad de desaparición de la amplia mayoría de los festivales consagrados. Ante esta situación tan complicada, hay promotores que han logrado reinventarse con carteles reducidos y espectadores espaciados, reivindicando con hombría que la cultura es completamente segura. Irufest Producciones organizó los días 9 y 10 de octubre el Iruña Rock Gauak (Las noches de Iruña Rock), un ciclo con dos conciertos, con un aforo limitado a 634 personas en pista, con sillas y mesas altas; y 647 en grada, aplicando las mismas medidas de seguridad establecidas en la primera edición del Anaim Club Fest, festival promovido por la Asociación Navarra de la Industria Musical, el cual está recibiendo gran cantidad de opiniones favorables. 

Foto: Lorena Mora
Tras varios intentos, por fin los navarros Koma pudieron llevar a cabo su concierto de despedida, esforzándose al máximo para conseguir salir airosos en un concierto atípico debido a la excepcional situación vivida por el Covid-19, con continuas muestras de querer agradar a los allí presentes pese a tener que estar sentados, y dejándose la piel en cada nota, despachando rabia y fuerza a partes iguales

Una vez sonó la intro salieron los músicos al escenario empezando el recital sonoro con "Los niños de Lapos Guerra", haciendo que nos olvidáramos de todo, y que el público se entregará desde ese primer momento, seguidas de "Tío Sam" y "Jack Queen Jack, sustento metalero de contagiosa convicción para mantener una línea ascendente coherente, un punto de intensidad apropiado a fin de dejar buen sabor de boca.

No hubo tregua en "El Pato", "La Chulería" y "Protestantes", marcado por una línea de bajo muy trabajada y unos tiempos rápidos, con la primordial característica de alejarse de lo evidente, logrando de su espectáculo en vivo algo mucho más amplio que trasladar un contenido. La banda desarrolló su descarga impecablemente, enlazando canciones emblemáticas de su discografía como "Vaya Carrera Que Llevas Chaval", "El Muro De Berlín", "Un Plan Criminal", "Menos Mal" y "La Almohada Cervical bajo un prisma desenfadado de rebeldía sonora. Genial su vocalista Brigi tanto con su interpretación de los temas como en su comunicación y conexión con el personal.

Foto: Lorena Mora
Hablando de emotividad muy especial, dentro de una actuación que de por sí brillaba, fue cuando Brigi se dirigió al publico para comentar que iban a tener el detalle de sentarse, tal como todos los que nos encontrábamos allí disfrutando del concierto, para interpretar en formato acústico, acompañado exclusivamente de su compañero inseparable Natxo Zabala, un par de temas "Deprimido Singular" y "Buitres", manteniendo las constantes sensaciones del buen hacer del grupo. 

Tras ese momento de calma volvió la intensidad sin dar ningún tipo de concesión a los medios toempose, recuperándose de inmediato pulsaciones enérgicas con "Por Los Siglos De Los Siglos", "Me Vacío", "Caer", "El Pobre", "Imagínatelos Cagando", "Sakeo" y "El Sonajero", con el carisma de sus componentes impregnando el recinto, con colaboraciones de vientos en la recta final del concierto, unas señas de solvencia y robustez sonora hoy por hoy en perfecto estado.

Una vez abandonaba el escenario Koma, vimos a Hutsun Txalaparta Taldea sobre el mismo para tocar la txalaparta y dar paso posteriormente a los bises, donde aplicaron una tremenda capacidad de dominio sobre las tablas que evidenció nuevamente su éxito en vivo, comiéndose a bandas supuestamente con más calidad, "Se Dónde Vives", "Marea Gora y un pupurri bien ejecutado con fragmentos del "Aquí Huele Como Que Han FUmado", "El Jefe" y "El Marqués De Txorrapelada, entre otras, concluyendo por todo lo alto con "El Infarto".

Foto: Lorena Mora
Foto: Lorena Mora
Foto: Lorena Mora
Llegó la tarde/noche del día 10 de octubre y con ella la segunda jornada del Iruña Rock, en el Navarra Arena, de la mano de Enrique Villareal más conocido por todos como “El Drogas”, con el cartel de entradas agotas colgado días antes del evento. 

De camino a la zona del foso, pudimos apreciar un escenario especialmente decorado para una noche muy especial…. lámparas con una luz cálida y tenue al mismo tiempo, alfombras y algún biombo. Se hicieron las 20:30 horas y puntualmente se ubicaron en sus puestos Brigi a la batería, Eugenio Aristu “El flako” al bajo y Txus Maraví a la guitarra, en la parte central salía El Drogas, vistiendo para la ocasión su sombrero de copa.

Foto: Lorena Mora
El concierto arrancó de un modo sublime con "Un Día Nada Más", "Nos Hace Morir", "El Fuego De La Tarde" y "Ya No Anochece Igual", en los que la emoción ya empezaba a adueñarse de los asistentes con una banda clavando los temas, emocionando con el feeling tan especial que posee Enrique Villareal y con esos coros tan únicos. Del repertorio creo que ningún tema merece quedarse sin mención, no obstante, hubo momentos memorables como "Debajo De Aquel Árbol", transmitiendo El Drogas una amplia gama de matices con su armónica, llegando así a la presentación de Araia su hija, diciendo que recordaba muy bien que la canción tenía 24 años porque en el momento de componerla ella estaba dentro de su madre y no porque se la haya comido, poniendo un punto de humor al show, junto a ella cantó "Todos Los Gatos". 

Tras continuar la velada con "Tu Nombre", "Sin Lámpara y Quién Puede Verla", llegó la segunda colaboración de la noche, en este caso Selva Barón para tocar al piano "Nacer Contigo De Nuevo", sumándose a continuación al repertorio temas que nunca fallan en directo como "Pétalos", "Sotanas", "Perderte Es La Diferencia", "Al Salir La Luz" y "No Sé Que Hacer Contigo", asumiendo el veterano cantante tareas mucho más concertistas, con las deliciosas notas que salían de las teclas de un piano acústico.

Foto: Lorena Mora
"En Punto Muerto, "Empujo pa’ki", "La Mala Suerte", "Sofokao" fueron acogidas y cantadas con ganas por todos los presentes, seguido de la colaboración de la noche, donde subió al escenario Patricia Greham a cantar "Que No Me silbes", mientras El Drogas hacía de la suyas con las maracas. Pero la noche no terminaba ahí, aún quedaba mucho por delante, viejos clásicos de Barricada que siempre enganchan sin remisión ("En La Silla Eléctrica, La Hora Del Carnaval", "Animal Caliente", "No Hay Tregua" y "En Blanco Y Negro"), intercalados en una comunión perfecta con otras canciones de diferentes épocas y proyectos musicales como Txarrena ("Frío" y "Azulejo Frío"), sabiendo plasmar con elegancia tanta pasión y libertad, y dejando volar su despliegue técnico e imaginativo. En total más de dos horas de concierto, magia y poesía de la mano de Enrique Villareal y los suyos para culminar la segunda noche del Iruña Rock, que pese a las restricciones, limitaciones, mascarillas y un largo etc, consiguieron que volviésemos a disfrutar de la música en directo.

Foto: Lorena Mora
Foto: Lorena Mora
Foto: Lorena Mora
Texto y fotos: Lorena Mora

No hay comentarios:

Publicar un comentario