Entrevista a Hilotz

A la tercera va la vencida. "Aske" es la culminación definitiva de la solida carrera de trío guipuzcoano Hilotz, que ya con sus d...

martes, 27 de agosto de 2019

Reportaje de Bellako en la quinta edición del Parapetasonik, Lasarte 27-07-2019

Una buena actitud acompañada de gran técnica y versatilidad es lo que diferencia a los excelentes músicos frente a los mediocres. En numerosas ocasiones, no es oro todo lo que reluce, más bien un mar de correctas formas con escasa predisposición en hacer mella en el estado del espectador, una postura relegada a un plano correcto, aunque poco emotivo. Una pura y simple transposición sumada a una rutina poco pasional. No es el caso de los catalanes Bellako que se han convertido en poco tiempo en los maestros del hardcore estatal, lo suyo es espontaneidad, actitud y salvajismo sobre el escenario. 

Pese a actuar en un escenario de dimensiones pequeñas en la quinta edición del festival Parapetasonik, dificultándoles bastante su gran movilidad natural y versatilidad de movimientos, firmaron un soberbio ejercicio de hardcore agresivo, con texturas múltiples, ritmos contundentes y un fuerte predominio de la voz cuya intensidad invita a un inusitado fervor en predicar con el mosh, pogo, circle pit y stage diving. Desde el principio hasta el final de la descarga el grupo mantuvo unas señas de identidad bastantes claras: Una vertiginosa base rítmica y una voz versátil y mutante, reflejando a través de un gran juego de guitarras y frenéticos compases de batería mucha libertad a la hora de facturar caña. Comenzaron presentando su última referencia "Demonios" y "De Nuevo", con una energía desbocada y un sonido salvaje a más no poder, volviendo locos a todos los que estábamos en el bar. No solo se trata de darle fuerte, sino de transmitir y en eso también son magistrales Bellako.

La comunión entre la banda y le público fue fortificándose a base de momentos álgidos continuos, un torrente de fuerza y adrenalina en una expresión auténtica y no recurrida, gran dinamismo y calidad técnica en prácticamente todos los temas, rezumando profesionalidad por todos los costados en "Infected", "Pollos Radioactivos", "El Nieto", "Vivir Enfadado", "Humo" y "No Retroceder", con unos mensajes meditados, críticos y comprometidos. No faltaron las sorpresas como la participación espontánea de Julen Sarasua (vocalista de Meltdown) y un llamamiento al hedonismo desenfrenado en "Siglo XXI", "La Vida Perra", acabando gran parte del público sobre el escenario en sus dos últimos dardos envenenados "Al Infierno" y "A Fallo", dando una visión corrosiva en el plano instrumental. Impresionante e inolvidable para quien suscribe.








No hay comentarios:

Publicar un comentario