Crónica de Eraso! en Bonberenea, Tolosa 25-10-2019

No cabe duda que vivimos en un mundo cambiante, donde constantemente hay que adaptarse a él, acoplarse a su ritmo acelerado modificando cie...

thesoundoftheembryo@gmail.com

martes, 29 de octubre de 2019

Reportaje de Mind Driller en la segunda edición del Asubiadero Fest, Requejada 12-10-2019

Vivimos en una sociedad caracterizada por el cambio constante, donde los avances tecnológicos van transformando todo lo que nos rodea e intoxicado lo que de verdad importa, deshumanizando profundamente nuestras relaciones con las personas y convirtiéndonos en seres materialistas a más no poder, conllevando a una desmedida ambición de poder, riquezas o fama y a un crecimiento elevado del desinterés por la actividad cultural. Los alicantinos Mind Driller han querido plasmar en su tercer trabajo, "Involution", la deshumanización que está sufriendo la sociedad en el ámbito social ante la llegada llegada de las nuevas tecnologías y de los nuevos entornos virtuales, como la gente vive en la abundancia pero se encuentra vacía interiormente, fortaleciendo su propuesta industrial a cargo de frescos matices y estilos, logrando, al mismo tiempo, homogeneizar los rasgos propios de la banda, dando un buen estímulo a aquellas mentes saturadas por la abrasividad de la que hacen gala otras bandas del género.

En su nueva visita por tierras cántabras Mind Driller confirmaron su asombrosa evolución y madurez musical, con una actuación de envergadura, en la que no faltaron elementos escénicos, maquillaje y parafernalia, sabiendo mantener al público asistente en un estado de trance y euforía durante casi todo el concierto a través de un amplio abanico de recursos, un espléndido manejo de los contrastes de intensidad y una gran sincronización entre sus componentes. Comenzaron con el mismo tema con el que se abre su nuevo disco "Ritual", con ciertos acoples, pero con una puesta en escena impactante para evocar un sugerente mundo apocalíptico junto a una vitalidad tremenda, un fluir emocional de energía vibratoria en variedad de registros vocales, ritmos sincopados y guitarras rompedoras. La banda continuó de primeras presentado sus nuevas composiciones ("Ther Game", "Zero", "M4n1k1", "Ein Ende", "Wo ist dein Gott?" y "The Last Drop"), con diferentes representaciones escénicas, rezumando frescura y espíritu de ilusión desbordante para convertirse en una de las más firmes realidades dentro del metal industrial nacional, no aferrándose en lo más mínimo en seguir unas pautas genéricas o estructuras monocromáticas y reiterativas, abiertos a nuevas sensaciones, explorando nuevas posibilidades de sentir la música. 

La pasmosa coherencia con la que fueron combinando sus recursos, bebiendo de diferentes influencias (Rammstein, Lacuna Coil, Korn), jugando con la maleabilidad de los ritmos y las formas vocales, acelerando las pulsaciones en el tramo final con "Escape", "Calling at the Stars", "Rotten" y "Ich Bin Anders", donde el vanguardismo y la experimentación nunca tuvo límites palpables, supusó no sólo la confirmación del verdadero potencial que arrastran, sino la demostración de esa esencia que a veces no existe en los grandes grupos, una entrega verdadera y sentida hacia sus fans. Una formación que en directo roza la perfección.












No hay comentarios:

Publicar un comentario