Video de Hamlet en la tienda Fnac de Bilbo 29-11-2018

La constancia es digna de reconocimiento, son más de 23 años los que llevan al pie de canón los madrileños Hamlet, inasequibles al desalien...

thesoundoftheembryo@gmail.com

martes, 23 de julio de 2019

Reportaje de la quinta edición del Repe Rock, Repélega 05-07-2019

Siempre se requiere de sacrificio para seguir mejorando y lograr un resultado placentero. La gran firmeza y el esfuerzo de la asociación Pikotos Rock Elkartea hicieron posible otra edición del festival gratuito Repe Rock, el cual aboga por la música alternativa ante el monopolio de las radiofórmulas y la línea de contratación de los concejales de cultura de las distintas localidades bizkainas, quienes siempre favorecen a los mismos grupos. La ilusión se veía reflejada en el rostro de los miembros de la organización. No es fácil montar un evento de tal envergadura sin incurrir en errores por falta de cierta experiencia y mucho menos lograr satisfacer a todos los presentes. Todo salió a la perfección y su ejemplo de superación es paradigma del propio festival. También es digno de admirar la decisión adoptada de no anunciar los horarios de las actuaciones para que todo aquel que estuviera interesado en una alguna banda tuviera que ir bien pronto y no tentar a la suerte, una forma de garantizar la supervivencia del festival a través del consumo en la barra, y que el apoyo fuera casi idéntico para la amplia mayoría de formaciones participantes.

Los bilbaínos Shöck siempre han demostrado ser buenos anfitriones, el haber sido los elegidos para abrir la nueva edición, les venía como anillo al dedo. Con una sencillez, humildad y ganas de diversión encandilaron al más pintado, bien marcados los tiempos en base rítmica, acompañando a la melodía en su justa medida y mucha autenticidad en su esencia punk rockera mediante un gran desarrollo de la personalidad vocal, una gran conexión con el punk más ortodoxo y unos textos perfectamente hilvanados de principio a fin, no renunciado a introducir detalles más actuales y una atrayente variedad de sensaciones. Una meridiana claridad de ideas sin caer en postureos ridículos y una inquebrantable convicción en ir más allá de los patrones tan repetidos en dicho estilo, con la intención de que no asimilemos sin cuestionar todas aquellas decisiones e imposiciones de los diferentes focos de poder, fieles a su actitud de denuncia y dejando claras sus pretensiones de dar batalla sin ambages, combinando la intensidad del género con las melodías de los estribillos en "No Hay Paz", "Holocausto" y "No Funciona", jugando con segundas voces en "Sexta Extinción" y "Devadasi" y canalizando su rabia ante las injusticias que les está tocando vivir en "La Fábrica de Lxs Suicidas" y "La Trampa". Un repertorio intenso cargado de adrenalina y capaz de conectar con el personal.








Última Generación fueron los siguientes en aparecer y convencer al sector más rebelde y de lucha callejera, con un fervor desmedido y urgente expresividad anti-sistema, puñetazos directos hacia aquellos que abogan por una sociedad dividida en clases y de régimen autoritario. Himnos cargados de rabia y frustración como:"Rasguños", "Perros", "Zure Bizitza" y "Angry Brigade", sin florituras, directas y viscerales, arremetiendo contra todo tipo de abuso y esclavitud moderna, patrones sencillos pero eficaces, potenciando siempre la labor vocal ruda y aspera.




Ningún grupo exprimió tan bien su tiempo como los navarros The Guilty Brigade, firmando una rabiosa actuación en la que hicieron notar la vasta experiencia y soltura acumulada de los bolos ofrecidos en los últimos meses. Pusieron la directa al son de "Explosivo", "Terrorismo Enajenado" y "Millas De Asfalto", con convencimiento y buenas maneras, creyendo en sus canciones y sabiendo lo que se traen entre las manos, huyendo de la copia en la búsqueda de un estilo propio, reconocible y explosivo en base a desarrollos guitarreros extensos y desacomplejados y un derroche de actitud a pecho descubierto en conexión directo con un público entregado a corear cada sucesión de ráfagas certeras "Escupo Fuego", "Arrancaré Tu Corazón", "Animal" , "Como El Hierro", "A Ti Asqueroso" y "Niños Dinamita". Mucha calidad interpretativa no solo por el contenido de sus letras inteligentes, corrosivas y directas sino también por su rotundidad, diversidad y libertad de esquemas en cadencias infernales y salvajes giros de ritmo, acuñando su identidad de manera uniforme en cada canción, demostrando que antes hay un proceso de interiorizaron de lo que se pretende expresar a través de ellas. No faltaron su particulares versiones a Turbonegro "All My Friends Are Dead" y Barricada "Y Las Estrellas", llevadas a su terreno con una huella de identidad propia y un carácter e impronta genuinos. Unos músicos capaces de superar cualquier expectativa, teniendo por delante un camino ilusionante sin fronteras.





Los madrileños Suzio 13 siguen siendo todo un valor seguro para ver en directo, una transfusión de sangre vieja pero filtrada y renovada con matices diversos, ramalazos de street punk y cadencias propias del psychobilly. Un titánico alarde de autosuficiencia en pericia instrumental y convicción interpretativa, con la capacidad de reactivar adrenalinas pasivas y sabiendo aportar mucha frescura a los estándares del estilo. Se lanzaron como perros hambrientos con "Atraco", "No Vuelvas" y "Perdido", provocando el desenfreno del personal con la destreza de la experiencia y la convicción que da tener una buena base rítmica, las guitarras despuntando sobre los slaps de contrabajo y la voz de Sergio Moris, quien da lo mejor de si mismo. Ágiles y entregados sembraron un repertorio bien conocido, con inmejorables versiones "Todo Por Nada" (Parabellum), "Wrong 'Em Boyo" (The Clash) y “Autosuficiencia" (Parálisis Permanente) y desarrollos muchos más rockeros y festivos "Nuestras Calles", "Seguimos", “Joven Rebelde", “Redskins", contagiando al público con su buen rollo y el inconformismo por bandera.





Con el ambiente ya bastante caliente saltaron a escena los esperados M.C.D, mostrando sus tres integrantes (Efe, Joakín y Txilo) buenas modos y honesta actitud, con originalidad y calidad interpretativa, aportando y no protagonizando en exceso, cumpliendo el objetivo de servir como ligero pasatiempo de evasión. Entraron de cara con “35 Millones De Borregos" y "Violencia Macarra", con un sonido muy definido, sustentado en un rotundo bajo, el esperable compendio de riffs punk rockeros y una voz con mucho cuerpo, buscando la complicidad constante con un público que ya ha asimilado los nuevos tiempos. Se esforzaron sin ofrecer respiro a sus seguidores, derrochando oficio y actitud en himnos emblemáticos como " Ruido De Sables", “A-68”, “Barrenkalle”, ¡Jódete!”, "No hay Libertad de Expresión”, "Trabajo De Sereno" y "Entre Borrachos", donde se sumó a la fiesta Tonino, (vocalista de Toni Metralla y Los Antibalas), metiéndose en el bolsillo a un público irrefrenable.





Poniendo punto y final a esta edición estuvieron Artaza Combat , a quienes no pudimos ver por el cansancio acumulado, les pido mil disculpas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario