thesoundoftheembryo@gmail.com

miércoles, 27 de septiembre de 2017

Reportaje de Xtasy en la quinta edición del Boga Boga Metal Fest

Quizás el dilema más grande que se encuentra una formación que lleva ya unos cuantos años sin tener aún el reconocimiento mayoritario del público sea seguir fiel a su estilo original o renovarse y adaptarse a las corrientes del momento. Si se decide por la primera continuará siendo honesta y constante en sus ideales pero si opta por la segunda se convertirá en innovadora, corriendo el riesgo de ser tachados como unos vendidos. Los navarros Xtasy han encontrado una forma de hacer música que les permite funcionar con naturalidad propia, dedicarse a ser ellos mismos y expresarlo como lo sienten, jugando con la maleabilidad de los ritmos y las formas melódicas hasta conseguir una ambigüedad estilística palpable en base a copiosos acercamientos al AOR ochentero de calidad.

A todo grupo le llega su momento de plenitud, ese en el que todos los elementos que formaban parte de su sonido encajan mejor que nunca y se obtiene como resultado una obra destinada a ser la principal referencia de su discografía. Pues bien, Xtasy lo acaban de alcanzar con su segundo trabajo “Second Chance” que refleja a la perfección todas sus señas de identidad: dinamismo vocal, riffs pegadizos, una base rítmica con mucha pegada y melodía perfectamente fusionada. Un huracán melódico de guitarras potentes y virtuosas, teclados afilados y matices vocales inasequibles con una profundidad, intensidad y emoción que te embarcan literalmente en un camino sin retorno, cediendo el terreno a una mayor variedad en detalles rítmicos.

Se reivindicaron durante escasísimos 55 minutos que a todas luces se me antojaron como insuficientes, sobre todo si tenemos en cuenta que estábamos disfrutando como cosacos de ese torrente de energía y convicción hard roquera emanada desde una auténtica vocación de convertir ese amor por la música en un camino profesional. El grupo arrancó con “Broken Heart”, con el público volcado desde el principio y dejándose llevar por la fluidez de sus sentimientos tanto individual como colectivamente y pese al handicap de última hora de no poder contar con Chema Herrero a la guitarra debido a temas laborales, sustituido por un pedazo de músico como Eduardo Zamora (ex-Tierra Santa y ex-Sátira), quien estuvo a la altura de las circunstancias. Con un sonido muy compacto y una ejecución súper precisa fueron desgranando algunas canciones de su reciente álbum como "One In A Million", "Get Out!", "Open Your Eyes" o"Said And Done", con una variedad en los tempos poco común por esto lares y sin perder la esencia ochentera más clásica, bajo una madurez natural y un talento bien direccionado, portado en gran parte por la increíble voz de Silvia, magistral en siempre en su faceta comunicativa.

El sonido estaba siendo nítido en cualquier rincón de la sala y aunque reinase un cierto silencio e incertidumbre por escuchar las nuevas composiciones, todo el mundo daba muestras de estar volando entre nubes y sin oponerse en entrar en la atmósfera mágica que iban creando, tan especial como adictiva. Un entramado instrumental que iba creciendo en riqueza, impresionantes tesituras vocales y sugerentes arreglos en "Stronger" e "Into The Fire", sus dos guitarras muy compenetrados y con gran valentía en sus cometidas, certificando que el secreto de una buena evolución está en no pensar en que los temas tienen que sonar o componerse de una determinada manera sino dejarse llevar por los impulsos emocionales. Los nuevos resultados convencen y les sitúan ante una buen punto de partida para una autentica revolución, perfecta conjugación en el aspecto vocal y una elevada postura desorbitada para desligarse de las evidentes influencias de algunas formaciones punteras del estilo. El tiempo se echa encima por lo que tuvieron que recortar su repertorio, concluyendo con "Never Surrender", una dulzura soterrada debajo de un terreno instrumental que se resiste a ser bondadoso y sencillo. Son bandas como éstas, que sin haber inventado nada nuevo, las que hacen que ames el estilo. Sus canciones están elaboradas con tanta honestidad y amor por la música que los sentimientos trascienden el espacio y se clavan directamente en el alma para no irse jamás.


No hay comentarios:

Publicar un comentario