thesoundoftheembryo@gmail.com

martes, 26 de septiembre de 2017

Reportaje de Blast Wave en la quinta edición del Boga Boga Metal Fest

Aquello que diferencia a las buenas formaciones de las mediocres es la capacidad para crear un universo propio, no se trata ni siquiera de sonar distinto más bien de generar una percepción de confianza, pasión y lealtad a su sentir musical. No obstante, en ocasiones nos encontramos con formaciones que han logrado unos reconocimientos superiores a sus méritos, por no decir que están en lo alto de la cima por su cara bonita o por haber compuesto una canción con cierto tufillo comercial, frente a aquellas que denotan honestidad, las cuales siguen sin obtener el reconocimiento que se merecen, quedando prácticamente su conquista a un número reducido de personas. ¡La vida es así de injusta!

La forma de entender la música por parte de los irundarras Blast Wave plasma estupendamente lo que debería tener en cuenta un grupo que quiere comenzar desde la más pura decencia: Lucha, constancia y sacrifico. La banda continúa perfeccionando su manera de entender el heavy metal, donde el equilibrio de todos los elementos que caracterizan en mayor o menor medida al género: garra, contundencia, estridencia, ornamentación, técnica, está siempre como punto de partida. En la quinta edición del Boga Boga Metal Fest no pusieron límite a su pasión por dicho estilo, defendiendo a ultranza su propia pureza con canciones que siguen estructuradas con vistas a un enganche directo y salvaje. Arrancaron con la contundencia de “Exodo", sin dar tregua con “Blast Wave"” y “Senderos Sin Fin”, desembocando en un “Resistiré" impregnado de pasión y sentimiento absoluto, sin descuidar el perfecto contorno de cada una de las melodías.

A destacar el nivel técnico que la banda fue capaz de exhibir en "Larga Es La Noche", "Destrucción" y "Furia y Rencor", sobre todo en los solos de guitarra y la óptima trazabilidad de los registros y cambios de tonos para alcanzar los agudos por parte de su vocalista, quien muestra a los cuatros vientos su auténtica personalidad e innatas características, marcando mucho más su propia huella en aquellos estribillos que son toda una declaración de principios. Una exhibición de fuerza y calidad, demostrando como el heavy metal sin apenas añadidos puede dar mucho de si en las manos adecuadas, sin sucumbir a individualidades excesivas en un tramo final, "Viaje Sin Rumbo" y "Renacer", que dejó incandescentes sensaciones en nuestro interior como el gran sabor de una cerveza.


No hay comentarios:

Publicar un comentario